Our Motto:

We yell because we don't care

martes, 22 de mayo de 2007

En la antigüedad…

…uno podía creerle a la televisión con los ojos cerrados, tal vez porque era la mass-era, la era de las multitudes. Hoy, que es la era de los individuos, no sólo no es posible, sino que es de buen gusto no hacerlo.

Hace algunos meses, en los anuncios de las campañas políticas, salía AMLO comparado con Hugo Chávez, como una forma de “hacer consciente” al teleauditorio acerca del “peligro” que representaba volver al autoritarismo, cosa que “pasaría” si votábamos por el candidato con amor desaforado. Hoy, en las noticias, ante una revisión a la ley que regula a las emisiones de radio y televisión, se dice que esto llevaría a un retorno al pasado, y nos muestran el ejemplo de Venezuela, otra vez. Me pregunto qué piensan los venezolanos. El “peligro” radica otra vez en volver al autoritarismo del PRI (corte a: tomas de ex – presidentes en esas ceremonias fastuosas de adoración pública al Ejecutivo).

Aquí empiezo a sospechar. ¿Y si el señor S. P. no es el mártir de la libre empresa que Te Ve Olmeca nos retrata? ¿Y qué tal si al Teacher le dicen qué decir, y mientras muestra esa máscara de objetividad inexpresiva nos oculta la verdad? Hace algunos meses hojeé una revista en el Sanborns de la que arranqué la idea de que cuando traen una cosa a cuadro mucho, y por mucho tiempo, la televisora gana algo con ello. Llámenme ingenuo (o por lo menos a mi yo del pasado), pero no era capaz de concebir tal ultraje. Pasé, como casi todas las personas allá afuera, mucho tiempo anestesiado por la TV. Ahora nada más veo los Simpson, pero es más un complemento de la cena que una droga.

Lo malo es que contra los políticos la TV tiene dos armas muy poderosas: el dinero (obvio) y el videotape. El único que puede escapar a ese poder es un político intachable, que nunca haya hecho nada remotamente ambiguo en ninguna forma. Como eso no existe, en cuanto uno quiere hacer una acción en contra de ella, le sacan la investigación, o ya de plano, el cheque (esa gente no usa efectivo). Quien controla la información controla todo, y en este México, las televisoras tienen gran parte de esa “información”. Con su ubicuidad, pueden hacer la ficción realidad y convertir la realidad en una caricatura. Tienen la facultad de decidir qué es importante y qué no. Lógicamente, pueden torcer la vida a su antojo y “obsequiándonosla” en una forma blanda y muy condimentada, donde lo rojo es ROJO y lo dulce es duuuuuulceeeeee, algo que ningún otro medio puede lograr. Yo mismo al estar viendo la nota introductoria del desHechos M. no podía dejar de sentir un sentimiento de aprobación hacia lo que se me ofrecía en esa cápsula de noticias. Mi cerebro reptil se indignaba ante los senadores que aparentaban defender los bienes de la nación cuando en realidad eran unas fichitas, y clamaba justicia. ¿Para quién? Me asombra decirlo, pero juro que digo la verdad y lo pensé por un instante: para TeVe Olmeca. El aparato de relaciones públicas denominado “noticiero” funciona. No digamos que todo lo que nos dicen es mentira, sino que nos muestran lo que es “correcto”. Lo ROJO.

3 comentarios:

jesus dijo...

bueno, para comenzar, disculpa las siguientes faltas de ortografia.

si bien a mi tambien me produce una horrenda paranoia todas esos mensajes televisivos de doblepensar, tambien me he visto inmerso en un ambiente completamente opuesto, con gente que las noticias, los politicos y la destruccion de nuestro propio pais les vale pero pura madre.
a esta gente le preocupa que pasara en la novela de Gaviota o no se que fregados, o que pasen el cachibombo en cualquier reproductor de audio, ese ultimo no estoy seguro decual cancion sea, pero viniendo del pendejo que conosco que la menciona a cada rato, probablemente sea un idiotez de la cultura mazatleca, como sea, habeces me pongo a pensar, el gobierno lucha por mantenernos a la raya mintiendonos y pudriendo nuestra mente, pero eso son patrañas al ver que existen demasiadas personas que de eso viven, ser pendejos y presumirlo a viva vos. Bueno, si lo tomo por un punto de vista muy honesto, yo no soy un filosofo enajenado de las palabras, ni tampoco me preocupa tanto lo que ocurra o no con el gobierno, simplemente estoy resignado, que puedo hacer yo ante esta situacion??, simplemente me conformo con intentar darle una sonriza a alguien almenos una ves al dia, ayudar en lo que se pueda, y evitar que los sentimientos de paranoia dejen de molestarme tanto, no lo niego, varias veces me preocupo, pero a fin de cuentas ¿y si yo estoy equivocado?, entonces ¿quien tiene la verdad original envuelto en tantas mascaras de mentiras?.

Vanheiken dijo...

Pedazo de historia, el gobierno priista creo televisa. ¿Y quien puso la lana de tv azteca? Pues los empresarios neopanistas a huevo. Yo no veo televisión, los programas que me gustan los veo por internet. Pero es un experimento bien interesante el sentarse en las mañanas a ver las noticias con las que se despiertan los otros mexicanos. ¡Es increible! Primero una nota sensacionalista de un choce automobilístico, después, un homenaje a todas las mamás bomberas de ciudad neza, después una serie de noticias que sólo conciernenen al mundo inventeado que creo televisa, es decir, las telenovelas, los "reality", RBD y los programas de chismes, con todas sus celebridades, que tienen una facilidad impresionante para caer en los mismos cliches que sus personajes.

Hay, mucho, demasiado que decir de la televisión, y ya me dio flojera, buen post, trescientos e props.

Vanheiken dijo...

Fe de Erratas.

*Automovilístico
*Hay mucho, demasiado, ...