Our Motto:

We yell because we don't care

lunes, 11 de junio de 2007

So you wanna be a mass murder? – Mr. Brownstone

Tengo una mente muy lenta. Este post, por ejemplo, debió ser escrito en abril, después de lo que pasó en el Virginia Tech, ya saben, lo del coreano que mató a treintaitantos. Es una pena que cosas así ocurran, pero pasan. Pasan mucho. O mejor dicho, pasan mucho allá en el Norte. Algo tiene el Norte que exacerba la violencia. Podría ser que el mass murder sea un producto más del american way of life, un americano extremo:

  • Hablan inglés
Obvio. Aunque no es tan obvio leyendo “Mr. Brownstone”. Parece escrita por un robot

  • Sienten que ellos son demasiado importantes, o los únicos importantes, pero al mismo tiempo, se sienten nada.
La sociedad estadounidense es una competencia. Así es el capitalismo, y como la manera como vives define quién eres y serás, esos son los principios del estadounidense promedio. Si la vida es sueño, los capitalistas estamos en una fantasía bélica digna de Steven Spielberg.

Cho se despidió con veintisiete videos dignos de Al Jazzera. Se tomó fotos, hizo discursos y toda la cosa. Luego le puso tres estampillas al bulto, lo envió a la NBC y se puso a matar gente. En Wikipedia, para cualquiera que lea las notas, están links a las obras de este genio. Una de ellas es “Mr. Brownstone”. Se trata de un trío de adolescentes que van a un casino, y uno de ellos se gana el premio mayor en una máquina tragamonedas, un jackpot de cinco millones de dólares. Se la pasan toda la obra quejándose del mentado Mr Brownstone, un profesor de la fregada que les hace la vida imposible. En el escrito mecanografiado se lee la frase “I want to kill him” un par de veces. El Mr. Brownstone, al ver que estos muchachos están hablando de él, o tal vez por hacer la maldad, dice “de aquí soy” y les roba el premio a los muchachos. Moraleja: por más que te esfuerzes, el destino siempre estará en tu contra, y ellos (el poder, los guapos, tu madre, etc.) siempre ganarán. A menos que mates.

  • Compran cantidades excesivas de cosas innecesarias por necesidades creadas.
En caso de la gente normal, cosas como computadoras Apple, seguros de vida y comida chatarra. En el caso de los freaks, armas. “Guns, lots of guns”. Las pistolas en los USA están en todas partes, mas eso no significa que sean baratas. Alrededor de trescientos dólares. O abre una cuenta de banco (vean Bowling For Columbine, Michael Moore explica esto mejor que yo).

  • Se basan o toman inspiración de los medios de comunicación como la televisión, la música popular, el cine, etc.
Estados Unidos es el hogar de los trekkies, los jedis, los darks, los emos, los wiggers y de la Familia. Su lider, Charles Manson, se deschavetó escuchando compulsivamente Helter Skelter, y todo el White Album de Los Beatles, diciendo que había pistas de una guerra racial en la letra. Los de Columbine entraron a la escuela con gabardinas a lo Matrix. Cho dedica toda una página de “Mr. Brownstone” a la letra de la canción de Guns N’ Roses que se llama igual.

  • Tienen obsesiones, ideas compulsivas o manías, o por lo menos, incapacidad de expresar sus pensamientos y sentimientos.
La mayoría de los mass murders son seres callados, que de repente, un buen día, explotan, como las de Esposas Desesperadas. Sin embargo, entre los que los conocen, hay trazas de sus problemas. Como todo el mundo. Lo que separa a los arranques de ira que todos tenemos a los ataques de ira que ellos tienen es el meollo del asunto. A veces, ante el golpazo mediático que dan estas noticias, nos olvidamos de los que pueden estar en una situación parecida. Una señora que limpia su casa ocho veces al día, usa guantes todo el tiempo, bebe solo agua destilada y no abraza a sus hijos ni a su esposo por miedo a contaminarse o contaminarlos no le hace daño a nadie ¿verdad? No, hasta que se da cuenta que su niña entra con los zapatos enlodados y, aterrorizada, la descuartiza. Ella, seguramente, estaba loca. ¿Lo estaba, o la dejamos ser?

El mundo, hermanos míos, se ha vuelto un lugar frío y amenazador. No es que antes no lo fuera. Lo que da coraje es que tenemos a nuestro alcance todo lo necesario para que sea diferente, y sin embargo, simplemente lo dejamos girar. Pecamos de omisión, hermanos. No se necesita ser religioso para darse cuenta de que hay algo malo en eso.

* * *

Este es el post 50. Increíblemente, este es el post 50. Quería poner una lista de mis discos favoritos pero me gustó más este tema, aparte, lo encontré en mi libreta recién encontrada. Queda para el próximo mi crítica musical.

4 comentarios:

DonGalleto dijo...

Me cagan los gringos

T3Mo dijo...

felidades por el post 50!

T3Mo dijo...

de nuevo por aqui

Vanheiken dijo...

Personalmente a mi no me da pena que seres humanos mueran, sólo que los que se mueran sean precisamente los inofensivos. ¿Por qué los asesinos en masa no aprenden a seleccionar mejor a sus víctimas? ¿Vendra implícito justamente en la parte de "masa"? Si nadie empieza este proyecto en el lapso de un mes entonces lo haré yo, pero habría que publicar en internet una "hitlist" con los hombres más dañinos del planeta, ya saben, para orientar un poco a estas personas.