Our Motto:

We yell because we don't care

jueves, 26 de julio de 2007

Me hace falta una cámara…



...para seguir captando estas perlas. Esta marquesina me la encontré en un cine de por acá hace dos semanas. La tomé con un celular prestado para un tortuoso proyecto de programación (que gracias al cielo ya terminó). Hay varias formas para explicarlo:

1.- Vas a la taquilla y nada más ves “Los Cuatro Fantásticos”. Así que le dices a la que atiende:

- Un boleto para la siete.

Después de haber comprado tus palomitas, vas a la sala, y cuando entras notas que está vacía. Justo cuando piensas “ya la hice, me puedo sentar donde sea”, aparece sin que te des cuenta un quasimodo con un bat de aluminio y te lo estrella en la nuca. Te toma de los pies y te va arrastrando hasta la salida de emergencia. Sólo que en lugar de salir a la calle de atrás, da a un pabellón de comatosos donde deja tu maltrecho ser en una cama junto con otros doscientos incautos, mantenidos así para tener un ingreso seguro cuando realmente estrenen la película. Cada vez que va a despertar uno, llega Igor con un objeto contundente que lo devuelve a la inconciencia. Eso lo aprendes después de tres despertares. Al cuarto no abres los ojos, sino que esperas a que el jorobado se duerma y entonces sales corriendo, medio tonto por los sedantes, entre miradas de extrañeza y Star Wars Episodio VII.

2.- La marquesina es real. La película se está exhibiendo. En realidad, tu eres el producto de una anomalía espacio – temporal a la que las leyes cuánticas le dan la facultad de ver eventos en dos tiempos diferentes. Así que si vas a la sala 7, verás a gente del 2009 sentada allí, o más bien, a gente sentada en el 2009, puesto que tú no estás mal, sino el cine. Y eso se decidió porque una inteligencia superior observó este suceso en algún plano dimensional poco conocido, y amoldó con su voluntad a la realidad para que fuera consistente con lo que estaba observando mediante un proceso que todavía en el 3487 nos intentamos explicar.

3.- El dueño de la cadena de cines es un esotérico. Al ver las proyecciones de ganancias de su negocio se da cuenta de que alrededor del 2009 sus ganancias serán nulas gracias al Ares, al Emule y al descubrimiento del principio holopsicovisor. Alarmado, va a sus almanaques astrológicos y guías teosóficas autorizadas y autografiadas por Madame Blavatsky, y encuentra que una forma de atraer suerte es “visualizar el futuro como una parte integrante del presente; entender que el tiempo es uno, que puede moldearse según las leyes físicas, incluso homeopáticas, y que los maestros ascendidos de Sirio ya lo habían dicho: el hoy es el pasado del ayer”. Así que lo que parece ser un error es en realidad una forma de atraer un futuro deseable.

En todo caso, bien pudieron haber puesto un dos con cintas, o una Z. Pero por el bien de mi inspiración y el sentido del humor, sigan así.

3 comentarios:

Vanheiken dijo...

Quizá en realidad haiga un mensaje oculto, intenté verlo pero todo lo que encontré fue "SAL" deletrado con las primeras letras de cada película.


--------INTERRUMPIMOS COMENTARIO PARA UNA IMPORTANTE TRANSMICIÓN-----------

MME, una ficción que se concreta poco a poco como una realidad, espérenlo.

jesus dijo...

buena historia, denuevo demostrando una brillante imaginacion basada en el entorno sociocultural actual.
y curiosa imagen, ya habia visto ese tipo de cosas en varios cines, jejjeje es muy ilarante cuando te topas con esas pequeñas cosas que marcan un pedazo de cultura popular hurbana.

T3Mo dijo...

Mierda, con razon no vi a Galactus... ... y Transformers 3?