Our Motto:

We yell because we don't care

viernes, 21 de marzo de 2008

Pregúntale al Doctor Estúpido I – Breve Introducción

El Internet ha sido visto por muchos visionarios como la plataforma suprema de conocimiento: siempre disponible, abierta a cualquier tipo de discusión, una forma en la que el hombre común pueda convertirse en emisor y receptor dentro de un medio de comunicación masivo, un prosumidor en términos tofflerianos. Esa moda de la Web 2.0 ha extendido esa imagen utópica todavía más. Allí tenemos a Wikipedia, en la que cualquier persona puede escribir un artículo, o un blog como éste, que brinda un espacio para que las mentes cafeinizadas de los usuarios escupan sus ideas más extravagantes y las defiendan a capa y espada. También existen cosas que no tienen utilidad aparente, pero sin embargo existen, como los fotologs, o MySpace, sitios en los que las personas se exponen consciente y deliberadamente a convertirse en objetos de deseo pornográfico de otros, o en registros de bases de datos para spam y estudios de mercado. ¿O qué me dicen de Twitter? Bueno, de eso ya hablé, y ya saben que pienso que es una estupidez.

Los casos tristes son aquellos en los que los servicios son metamorfoseados en cosas que son todo menos para lo que fueron concebidos, o en un chiste de ellos mismos, para decir lo menos. Un amigo me contó de uno de ellos: Yahoo! Respuestas. El propósito es más que claro: ¿tienes dudas? Déjalas aquí y los usuarios te contestarán. Si quieres saber una receta, el significado de un término oscuro o los precios de algo, puedes preguntarlo aquí. Igual, si quieres colaborar, puedes responder. Es una cosa loable el aclarar las dudas de desconocidos sin esperar una retribución... Esperen un momento, sí hay retribución aquí: puntos. Puntos por dar respuestas, que te sirven para hacer preguntas. En la medida en que contestes podrás preguntar. Qué bueno que a nadie se le ocurre malgastar sus puntos… ¿pero qué hacer si tienes 1000 puntos ociosos y una mente ídem?

Nunca se me hubiera ocurrido. En serio

Es obvio que no para el engrandecimiento del saber universal. Verán ustedes, Yahoo Respuestas es un ejemplo de un sueño convertido en pesadilla. Por cada persona que tenga una duda honesta, habrá dos fanáticos que quieran hacer la voluntad del SEÑOR en la Tierra, dos ateos que quieren convertir a esos dos fanáticos, tres que se interesan profundamente en el sabor del cielo o en el sentir de los demás, cuatro que quieran el serial de un programa que bajaron del Ares, cinco que quieran saber cómo bajar ese programa, seis que les da flojera ir a la farmacia para comprar una prueba de embarazo y siete que se interesan profunda y únicamente en el sexo, de los cuales seis volverán pronto. Una mirada a las “búsquedas más populares” nos dará una idea del nivel de las discusiones que toman lugar en este “foro”:

Las prioridades de la juventud


Precisamente ese es el principal problema que le veo, que se ha convertido en un foro cuando no lo es; es más, ni siquiera está diseñado para eso: como uno nada más puede responder una sola vez por pregunta, no se puede hacer ningún tipo de conversación decente, a menos que se extienda por varias preguntas (ya lo he visto). Cuando mucho, esto se vuelve un chismógrafo gigante, una megaencuesta o un vaciadero de memes. Y por cierto, eso de las preguntas honestas es un eufemismo: considero dudas reales a las preguntas que se refieren a cosas objetivas. Eso no quiere decir que considere “cosas objetivas” tareas sin respuesta:

A 500 pesos la cuartilla, si no no

Me temo que en estos días la educación está tan del orto que los educandos van a salir de la escuela sabiendo nada más tres cosas:

• Google lo sabe todo y lo ve todo.
• Todas las tareas están en Monografías (o en Wikipedia para los “jáquers” y “gics”), por si la sabiduría de Google no te alcanza.
• En Yahoo Respuestas vive una legión de duendes mágicos dispuestos a hacerte la tarea, por si te da flojera buscar en Monografías o la sabiduría de Google te resulta incomprensible.

Por suerte, dentro de ese mismo agujero hay mentes críticas que piensan lo mismo que yo, y alzan la voz en son de protesta:



El buen juez por su casa empieza, creo yo...


Pero verán, aún cuando a mi lado pragmático le moleste el desperdicio que está resultando este servicio, a mi lado creativo le resulta maravilloso. Como se habrán dado cuenta, he estado medio disperso últimamente: no tengo nada qué escribir. O no tenía. Cada pregunta extraña que me encuentro se convierte en una imagen guardada en mi disco duro, y en un posible post. De hecho la carpeta en la que las guardo se llama “outsourcing de ideas”. Me estoy colgando de la idea de Bob Dylan de que las ideas están en el aire, y uno las tiene que agarrar, convirtiendo ese cuadro del poeta que se inspira en las flores y en el desamor en una cosa que raya en el plagio, pero en fin. Simplemente trataré por esta serie de dar respuesta (o justificación) a las preguntas más extrañas que me he encontrado. Espero que este sea el primer paso en convertir a Flaigrod en un lugar “gic”, y que no termine como mi último proyecto basado en libre interpretación. Y ni crean que mi colección es pequeña: son 160 y contando... Si de repente este blog se vuelve monótono, háganmelo saber, para cambiarme a un fotolog.

1 comentario:

Memo dijo...

Te maldito por maldicer al Tuiter. Die.